Descripción

Hoy quiero presentarte a este joven talentoso francés, cuyo seudónimo es Lohengrin por la famosa ópera de Richard Wagner que inspiró otras pieza musicales y obras de arte. Desde ya que la música de Tristan Lohengrin, o al menos la canción que hoy nos compete: “A Peaceful Sanctuary”, poco tiene que ver con la música de Wagner. Se trata más bien de una pieza increíblemente tranquila, pacífica, y hasta podría decirse que tiene un aire algo oriental, digno de la China profunda o del Japón ancestral.

Sobre un colchón de sintetizadores de cuerdas, Lohengrin acomoda flautas y arpegios con instrumentos de cuerdas que antes que sonar parecen fluir, como una cascada de notas musicales que atraviesan nuestra mente y espíritu. “A Peaceful Sanctuary” es una ventana al alma no sólo del compositor, sino de un estado de ánimo, de una conexión con la naturaleza y el universo. Mientras escuchas esta canción, es fácil imaginarse a uno mismo en un bosque o sobre una montaña, con las piernas cruzadas al estilo budista, meditando y absorbiendo el aire fresco.

Lo único relativamente malo de la canción es que resulta demasiado corta y uno se queda con ganas de más. Son apenas dos minutos y medio de hermosa música que de repente se desvanece y nos impulsa a repetirla una y otra vez. Quizás la intención del compositor fue justamente esa: decirnos, o darnos a entender, que la belleza es efímera, que toda en la vida pasa, que son tan solo unos minutos y luego adiós. Podemos repetir la experiencia, pero ya no será lo mismo. Dicho de otro modo: la canción es tan frágil y sencilla como lo que busca representar.

Lohengrin es un artista único que distribuye su música fuera de los circuitos usuales. Además, es multiinstrumentista (toca el acordeón, el piano, la guitarra, la armónica, y más), y desde pequeño se ha dedicado a la música. Algunas de sus obras, como “A Peaceful Sanctuary”, se encuentran bajo licencia libre, lo que significa que su música se puede descargar gratis y utilizarse a conveniencia. De hecho, su éxito está creciendo a raudales, en especial en comunidades de videos como YouTube, donde algunos usuarios utilizan su música gratis y registran miles y miles de visitas.

Si luego de escuchar esta canción te quedas con ganas de más, te recomiendo que escuches otras piezas de este artista. Todas son igualmente gratificantes y bellas, y te llevan a un estado reflexivo que es difícil alcanzar con canciones similares. Una vez que escuchas “A Peaceful Sanctuary” ya no te olvidarás de la sensación de paz y querrás seguir en ese estado. Si reproduces la canción varias veces, podrás apreciar los sutiles arreglos, la delicadeza de instrumentos que están sólo para unas pocas notas que, sin embargo, aportan todo para el clima que quiere evocarse.

Lo que yo mismo he hecho es descargar la música gratis de Lohengrin y llevarla a todos lados por si necesito un momento de paz. Te aseguro que si estás en la calle y te colocas los auriculares con esta música, entrarás en un estado zen que de inmediato te relajará. Y eso, tan sólo eso, no es poca cosa.