Descripción

En esta oportunidad quiero invitarte a conocer más que una canción, un ambiente. All the regrets no es una pieza innovadora, no se arriesga, pero lo que crea lo hace perfectamente. Es suave y se vale de pocos recursos para atrapar la atención del oyente. Aunque su sonido es débil y pausado, logra su objetivo y construye un ambiente seguro. Es casi una pequeña píldora, ideada para durar un poco más de dos minutos y ayudar a su portador a que ponga en orden sus pensamientos y se sumerja en una profunda reflexión.

Esta canción de piano, invariablemente, invita a la relajación y a la introspección. Insonoriza cualquier espacio y lo envuelve con su melodía. Cada nota de piano es un paso hacia nuestro interior, un acercamiento a nuestra intimidad y en ese avance, en ese camino largo —que su sonido hace corto—, accedemos a un estado de sosiego absoluto e ideado para servir de escape y hogar de aquel que lo necesite. No tiene prejuicios ni juzga a ninguno de sus visitantes, es cristal que permite reflejar las proyecciones, sombras y luces del alma. Nada pide y todo da, por eso sus pulsaciones son tan sensibles y hermosas.

Aunque esta pieza, creada por Loik Breadolese, empieza con notas disonantes, la progresión avanza, casi indiferente, como si creyera firmemente en lo que está creando. Es esa confianza lo que le ayuda a crecer y alcanzar una continuidad pulcra, sencilla, que no tiene mayor aspiración que plasmar un sonido en una habitación y ofrecérsela a su oyente. Porque a pesar de todo, en este espacio imaginario es en donde se encuentra la paz necesaria para pensar profundamente. Por eso, al inicio, como si fuésemos visitantes que se encuentran detrás de una puerta, al otro lado las notas reflejan un estado de turbación combinado con dosis de resolución. Es la melodía que necesitamos y estamos buscando, es el ambiente perfecto para tomar decisiones, para poner esos hechos que nos aturden sobre la mesa y prestarle atención a los pequeños detalles.

Este lugar ideal nos aguarda, espera que tomemos la decisión de abrir la puerta y entrar a la atmósfera que ha creado para nosotros. Y mientras más escuchamos, más seguros estamos de abrir esa puerta, algo en nosotros se vuelve necesidad y al entrar encontramos aquello que estábamos buscando, un estado imperturbable en el cual se puede ver desde la ventana un día nublado, con los colores desteñidos de la tierra y el sonido de la lluvia adormeciendo todo a su paso.

All the regrets ofrece la oportunidad casi instantánea de entrar en un estado de meditación. Se vale de sí misma para obsequiar al oyente el sonido de la calma y la tranquilidad. Si eres una persona que suele descargar música de piano para realizar diferentes actividades como leer, estudiar, reflexionar o simplemente para usar como ambiente sonoro, esta composición es ideal para ti. Considera darte la oportunidad de abrir esta puerta y conocer lo que se esconde detrás de ella.