Descripción

Esta tonalidad vanguardista no solo arropa a los mecanismos musicales per se. Su crítica se extiende incluso hacia algunos sectores de la sociedad. El ritmo puede ser una ola que revienta contra los muros de lo establecido en las canciones de Sea Dragón. Las increpaciones surgen sin pudor, lo cual le confiere un aspecto que sin duda llama la atención de los receptores, aunque sea por rechazo.

Todo esto lo podemos encontrar en la pieza “Élite” una de las canciones más populares de su álbum más extenso llamado Consumir o morir. Desde que corre el primer segundo de música toma por desprevenidos a los destinatarios menos experimentados. ¿Pero por qué sucede esto? Pues no es extraño que así sea porque no empieza como una canción sino con algo que se podría catalogar por monólogo.

Tampoco termina siendo tal cosa puesto que es interrumpido por un sonido monótono que pudiese identificarse con el género electrónico. Después de ello, se genera un eco que va perdiéndose tras la integración paulatina de un ritmo de cumbia hecho a partir de acordes igualmente de la electrónica. Esto se intercala de nuevo con la voz masculina que habla al inicio de la pieza.

Si bien hay una voz que reaparece durante el desarrollo de la composición, esta no tiene un carácter narrativo. Es simplemente un alguien que interviene para decir frases que no tienen un sentido racional en relación con el fondo. Semejante cuestión alude a una mirada que propone cierta ruptura a los cánones conocidos, lo cual suele dejar a la persona sin referentes para criticar la pieza.

No obstante, el dejar fuera de lugar cambiando lo establecido nos lleva a pensar acerca de la forma de la canción y en cómo funciona su estructura. Por ejemplo, las transiciones de lo electrónico a la cumbia, así como la mezcla de ambas está hecha de un modo que no perturba el oído. Son ritmos que se equilibran y refrescan cuando se juntan en “Élite”. Incluso su cooperación genera una melodía bailable apta para disfrutar en una fiesta.

La distorsión es el recurso más poderoso en esta canción. Los giros inesperados son el resultado del manejo correcto de dicha herramienta. La distorsión es el pegamento de los diversos géneros que se incluyen dentro de la melodía. Opera semejante a un difuminador que hace de las transiciones un paso magistral en cada una de las partes.

Si estas de ánimo para estimular tu mente con una píldora de rareza musical, debes escuchar “Élite”. Te aseguro que no quedarás congelado por su composición vanguardista, concédele un tiempo para que te sorprenda y querrás bailar al ritmo de su propuesta de cumbia electrónica.

Puedes descargar música aquí donde no solo conseguirás la canción. También tendrás acceso privilegiado al álbum digital completo Consumir y Morir por si deseas examinar a fondo el arte reverberante de Sea Dragón.