Descripción

Scott Buckley es un compositor y arreglador australiano que se especializa en la música de bandas sonoras, es decir en las piezas compuestas especialmente para películas. Todas sus canciones están bajo la licencia Creative Commons, por lo que puedes descargar gratis su música sin inconvenientes y utilizarla para tus proyectos o producciones. Desde el 2003, Buckley se dedica a trabajar para numerosos proyectos cinematográficos, pero también para publicidades y videojuegos.

La pieza que aquí compartimos, llamada “Titan”, tiene un poco menos de tres minutos de duración y es una auténtica joya que nada tiene que envidiarle a los grandes compositores de banda sonoras. La canción empieza con el sonido grave y melancólico del violonchelo a la que suma una percusión bien marcada, con aires tribales. Si a esto se le agregan los sutiles arreglos de violín, el resultado es verdaderamente conmovedor. De alguna manera, “Titan” es una continua invitación a ampliar nuestros horizontes, a mirar más allá de lo que tenemos enfrente, a enamorarnos de la aventura y simplemente dejarnos ir.

Por supuesto que esta pieza también nos traslada de inmediato a las sagas del cine fantástico, como “El Señor de los Anillos”. Así que si quieres utilizar la música para tus videos o cualquier tipo de proyecto, no dudes en hacerlo porque los resultados serán espectaculares. Presta atención a cómo Buckley construye de a poco, con paciencia y sabiduría, una melodía que no fuerza para nada su presencia, que simplemente se desenvuelve hasta poseernos por completo.

Quizás lo más destacable de “Titan” es como va subiendo en intensidad gracias al uso uniforme de la percusión y de los violines, que en cierto momento de la canción, cuando llega a la cumbre emotiva, se juntan a unos coros dignos de Morricone. Es una pieza corta, que podría seguir unos minutos más, pero que cumple el cometido de dejarnos emocionados y expectantes.

Rencientemente, Buckley se ha volcado también las ciencias duras. Luego de terminar su doctorado, empezó a trabajat como investigador en una universidad sueca. Sin embargo, no ha abandonado sus proyectos artísticos, más bien todo lo contrario: sigue ofreciendo su música, y su biblioteca musical no para de crecer. También se puede colaborar con sus creaciones a través de la web Patreon.

Si bien la música para películas por mucho tiempo no ha sido considerada “música culta”, hoy en día todos sabemos que hay grandes piezas musicales que pertenecen a películas. Alcanza con mencionar a Nino Rota, por ejemplo, o al ya mencionado Ennio Morricone, enormes músicos que han penetrado en el inconsciente colectivo con sus melodías. La gran virtud de las bandas sonoras es, por así decirlo, adherirse de forma automática a las imágenes. De manera misteriosa, cuando el arte está bien logrado, fotografía y movimiento se dan la mano con la música en una combinación potente y única. La música de Buckley está destinada a grandes cosas, y por eso al escucharla enseguida se vienen a nuestra mente las imágenes de una batalla épica a punto de comenzar, o de una aventura que seguramente nos deparará incontables maravillas y sorpresas.