Descripción

Si bien parece una paradoja el planteamiento que hemos hecho en la introducción, es posible explicarlo con mayor claridad a partir de la pieza. Wish in the wind posee una rareza que encuentra una correspondencia entre el tema y la melodía que lo acompaña. Ambos aspectos se desenvuelven dentro de una línea psicodélica. Los dos se convierten en herramientas, que, al encajar, nos introducen en mundos donde no se aplican las leyes de la realidad.

Tal como lo afirma su título, la canción refiere un viaje en sueños, pero no es cualquier sueño. De hecho, la pieza nunca narra la travesía, sino que se dedica a describir imágenes. Semejantes descripciones apuntan a ciertos elementos que están en una fina línea fronteriza separando la imagen de la visión. Sin duda, la última categoría ajusta mucho mejor con lo que se cuenta de este trayecto de ensueño.

Fragmentos como “There’s a crack in the sky that I’m slippin through In the wild blue no direction” es un ejemplo de que la composición está hecha sobre la base de una alucinación. Cada estrofa es un retazo que, inútilmente, intentaremos articular en el sentido natural de las cosas. ¿Qué es wild blue? ¿Cómo imaginaríamos una imagen como esa? Justamente, las palabras se quedan sin cosas a las cuales nombrar. Se plantea casi al mismo modo que Foucault plantea la distancia significado y significante en los signos lingüísticos.

El que escucha no tiene acceso completo al significado de la imagen porque tampoco existe una interpretación única. El azul salvaje es solo palabras que se pueden llenar de un sentido infinito dependiendo del sentido que le asigna cada persona. Este cambio de perspectiva incluye a todas las perspectivas que puedan caber.

Por tanto, la canción no solo está describiendo alucinaciones, también es un multiplicador de imágenes. Esto sucede en la medida en que se consigue crear un juego de términos que obligue a formular nuevas combinaciones que no partan directamente de la realidad como la conocemos en lo cotidiano. La premisa de este tema es: veamos qué sucede si eliminamos los lugares comunes.

Usando dicha estrategia se coloca a la persona en un lugar algo incómodo para que acceda su propia capacidad creativa. Al mismo tiempo, resulta una propuesta novedosa. Asimismo, se inserta dentro de una tradición musical. La década del 60 tuvo las mismas pretensiones que se evidencian en la canción de Starmob. Jimi Hendrix es uno de los mayores exponentes del rock psicodélico con su conocido álbum Are you experienced, de 1967.

La curiosidad por ingresar a mundos motivados por los estupefacientes fue uno de los grandes tópicos que marcaron el arte. Tuvo una fuerte influencia en el hip hop, jazz, glam, funk, la electrónica, el acid house trance y new rave. Hoy lo vemos floreciendo en el indie, puesto que es un género que se aleja de lo convencional.

La melodía que realza las imágenes psicodélicas está caracterizada por su diversidad. Hay una mezcla de sonidos electrónicos, instrumentos de viento y percusión. Por momentos, el ritmo sugiere alguna herencia del pop, pero no se queda allí. La idea es proporcionar un ámbito distinto al que puedes entrar presionando un botón de descargar música gratis en mp3 para que despegues y potencies tu creatividad.