Descripción

Hablar de Jazz y Swing sin hablar de Louis Armstrong es como hablar de dulces sin azúcar, y la pieza “Struttin With Some Barbecue” es una de esas que te da ganas de bailar sin pena. Con trompetas sonando orgánicamente, como un buen jazz, Louis Armstrong nos mete de un soplido a la máquina del tiempo y nos lleva a finales de los años 20. Esta alegre pieza con estilo Dixieland parece una conversación entre las dos trompetas que predominan por sobre todo, aunque acompañadas por una guitarra y un buen piano que emana sonidos como el vertical que se solían encontrar en los bares de ese entonces. Si te gustan estos dos géneros musicales, toda la música de este enorme músico es algo obligatorio para ti.

Louis Armstrong nació un 4 de agosto y en ese instante nadie creería que se convertiría en uno de los músicos de Jazz más reconocidos del mundo históricamente ¿Por qué? Porque se crio en New Orleans en una familia muy pobre. Su primer contacto con la música fue en un reformatorio, donde por su buen comportamiento se pudo unir a la banda, donde escogería el instrumento que lo acompañaría toda su vida: La trompeta. No es de extrañarse entonces, que cuando le des “play” a Struttin With Some Barbecue lo que más se escuche son intensos trompetazos que buscan llenar de alegría cualquier lugar. Ese era Armstrong, ese era Louis.

La música que sale de esta pista recuerda a los bares y cabarets entre los años 1920 y 1030, aquellos donde se bailaba con los pasos más estrambóticos posibles. Lugares donde nadie buscaba resaltar, donde el genuino propósito era divertirse y ser feliz. Fue así como nació el Jazz y sigue a través de la época intentando no ser olvidado. Para cuando Louis creó Struttin With Some Barbecue ya tenía algo de camino en distintos grupos de jazz, comenzando con la banda Creole, e incluso orquestas como la Fletcher Henderson. Aunque Louis tomó la decisión de ir por su propio camino, las enseñanzas y experiencias que ganó de sus primeros “trabajos” son incalculables.  Fue posteriormente, en 1925 cuando empezó a grabar sus propias cosas, mientras en paralelo tocaba con otras bandas.

Si estás enamorado/a del Jazz, eres un nostálgico de épocas que ni viviste, o sencillamente te gusta la buena música, debes bajar música como esta (o en su defecto esta). Otra excelente razón para hacerlo es para observar el avance de este músico desde sus comienzos hasta sus últimos instantes de vida. La música es magia que trasciende épocas, razas, idiomas y religiones, Louis sabía esto y cada día brindaba algo bueno al mundo.  Para los fanáticos de los videojuegos como “Fallout” este es el género de música que puedes oír en la banda sonora de dichos títulos. Y si eres un creador de contenido que está interesado en darle un aspecto de antiguo a tus creaciones, no hay nada mejor para hacerlo con el Jazz y cómo no, con la trompeta y la voz característica de Armstrong.