• Con las grabaciones modernas surgió también la ideal del álbum como una colección de canciones ordenadas según algún criterio. A partir de la década de los 60 y, especialmente, durante los años 70, se popularizó la idea del disco conceptual, álbumes cuyas canciones están emparentadas por motivos líricos, temáticos o sonoros comunes. Incluso, en algunos casos, por una estructura narrativa en la que cada canción cuenta una historia o parte de ella. Monk Turner es un músico estadounidense autoproclamado como el "defensor galáctico del disco conceptual”. En su haber, este multi-instrumentalista cuenta con 25 álbumes conceptuales en los que explora diversos géneros y colabora con gran variedad de artistas. “The Great Journey" es un potente tema liderado por la guitarra eléctrica, una perfecta introducción al vasto universo sonoro de Turner.
  • Un descubrimiento inesperado: David Mumford es un sorprendente cantautor británico que recuerda al Bob Dylan más folk, o directamente al Johnny Cash clásico. Su canción “Night Without Sleep” es una joya musical que no deberías dejar pasar. Al menos yo no esperaba encontrar semejante calidad en la letra y en una melodía pegadiza aunque algo lúgubre que acompaña perfectamente al clima de la canción. La música gratis que se consigue por Internet sin dudas nos permite darnos lujos así. Y entre tanto talento, David Mumford se destaca por ser un artista con mucho futuro que todos deberían empezar a escuchar. Te invito a que le dediques algunos minutos de tu vida y me acompañes en este excepcional descubrimiento.
  • El blues es un género musical que cuenta con un sonido muy propio e idiosincrásico. Este género fue fundamental como referencia y punto de partida para el jazz. Así, la presencia del piano y la guitarra, los ritmos sincopados y frenéticos que invitan al baile, y las voces potentes y carismáticas son los fundamentos estéticos de ambos géneros. Pero el blues no solo es idiosincrásico en cuanto a su sonido, sino también en cuanto a su contenido lírico. Los cantantes de blues solían recurrir a la jerga y el argot populares en sus temas. Este aspecto resulta fundamental para apreciar en su totalidad “Monkey Man Blues”, una joya infravalorada de la música negra interpretada por Cripple Clarence Lofton.