• ¿No has amanecido con ganas de bailar un ritmo contagioso? Frank Guerrero y su grupo Aché ofrecen los ritmos caribeños más enérgicos para alegrar la vida. El líder del conjunto nació en la cuna de los mejores salseros, la Habana, donde aprendió desde temprana edad a escuchar la melodía que lo acompañaría durante toda su carrera artística. Aunque el origen de su pasión estuvo en su tierra natal, Guerrero absorbió la influencia de un swing que se percibe claramente en su producción musical. Como estudiante de guitarra, este artista viajó en varias ocasiones a Colombia. Allí se despertó su interés por la salsa que se bailaba en los sitios populares del país. Desde ese momento, nada detuvo al compositor para incorporar diversas melodías pertenecientes a la cuenca del Caribe. Así nos entrega unas canciones que resultan de la hibridación constante, del diálogo permanente entre diferentes manifestaciones latinas. Por tanto, es seguro que te vas a identificar con estas canciones que hacen un homenaje a cada uno de los ritmos que componen la cultura salsera.