• Con las grabaciones modernas surgió también la ideal del álbum como una colección de canciones ordenadas según algún criterio. A partir de la década de los 60 y, especialmente, durante los años 70, se popularizó la idea del disco conceptual, álbumes cuyas canciones están emparentadas por motivos líricos, temáticos o sonoros comunes. Incluso, en algunos casos, por una estructura narrativa en la que cada canción cuenta una historia o parte de ella. Monk Turner es un músico estadounidense autoproclamado como el "defensor galáctico del disco conceptual”. En su haber, este multi-instrumentalista cuenta con 25 álbumes conceptuales en los que explora diversos géneros y colabora con gran variedad de artistas. “The Great Journey" es un potente tema liderado por la guitarra eléctrica, una perfecta introducción al vasto universo sonoro de Turner.
  • La magia de la música se produce por química y la armonía. Ella se forma entre las notas, los instrumentos e, incluso, entre los intérpretes. El dúo estadounidense Apsley, formado por un matrimonio de músicos, ejemplifica el valor de esta química entre intérpretes. Apsley define su música como un lenguaje, gracias al cual el dúo logra expresar una miríada de sentimientos profundos. El dúo logra plasmar en su música esa química y armonía de su matrimonio en composiciones honestas, emotivas. Despliega bajo una producción novedosa un sonido pop que sorprende por su pretensión de innovar y escapar de los clichés. “Running”, uno de sus mejores temas. Es un tema que trae al presente la música pop del futuro.
  • Hay canciones que, desde los primeros compases, cambian por completo el ambiente y suscitan una oleada de emociones. “Good Old Times”, de Alex Cohen, es una inyección de energía y vibras veraniegas en forma de himno acústico. Cohen hace de la simpleza una aliada perfecta para transmitir melodías alegres pero que dejan ver cierta nostalgia sutil. Alex Cohen no busca reinventar la fórmula del indie pop ni descubrir nuevos territorios sonoros. Lo que logra es mucho más difícil: crear una canción pop perfecta con recursos mínimos, uno de esos temas memorables que se quedan en tu cabeza por horas y te hacen cantar con una sonrisa.
  • Emmanuel Dalmas es un músico francés que logra mezclar de forma única los ritmos del EDM, el pop y la electrónica en cada canción que produce. Lorelei es la muestra perfecta de su talento y potencial. En ella, no sólo nos ofrece un ritmo bailable y pegajoso con una letra significativa que lleva de la mano a una encantadora voz femenina por el océano, sino que, también, juega con elementos menos convencionales, como la fusión de los instrumentos con sonidos de la naturaleza. Este experimento genera atmósferas y construye un espacio de sosiego absoluto, la base perfecta para la letra de Lorelei, un amor que navega en la soledad del mar.
Ir a Arriba