• La magia de la música se produce por química y la armonía. Ella se forma entre las notas, los instrumentos e, incluso, entre los intérpretes. El dúo estadounidense Apsley, formado por un matrimonio de músicos, ejemplifica el valor de esta química entre intérpretes. Apsley define su música como un lenguaje, gracias al cual el dúo logra expresar una miríada de sentimientos profundos. El dúo logra plasmar en su música esa química y armonía de su matrimonio en composiciones honestas, emotivas. Despliega bajo una producción novedosa un sonido pop que sorprende por su pretensión de innovar y escapar de los clichés. “Running”, uno de sus mejores temas. Es un tema que trae al presente la música pop del futuro.
Ir a Arriba