• Hay canciones que, desde la primera vez que las escuchamos, se quedan en nuestra mente repitiéndose una y otra vez. Quizás, este sea el indicador de una buena canción pop: una melodía memorable y pegajosa, agradable al oído, propicia para cualquier ocasión. “Don't Wanna Go", de The DLX, cumple con todos estos requisitos. Un tema sensual, divertido, perfecto para bailar, y en el que el pop clásico se funde con sonidos electrónicos contemporáneos propios del chillwave y el neo-soul. Shawn Chaumbliss, el músico, compositor y cantante detrás de The DLX, nos deleita con su voz en un tema con ecos del R&B más contemporáneo. A medio camino entre una balada y una pista bailable, “Don't Wanna Go" destaca por su efervescencia pop y por recorrer un camino lírico que va desde el puro deseo hasta una declaración de amor romántico y una invitación a escapar con la persona amada.
  • Compartir música es uno de los actos más hermosos y liberadores del mundo. Al menos a mí me provoca siempre cierta esperanza y alegría descubrir a compositores que, en un acto de despojo, entregan a los demás su arte sin cobrarles ni una moneda. Tal es el caso de Kevin MacLeod, músico estadounidense que compuso más de 2000 canciones instrumentales y las puso a libre disposición de quien quiera usarlas o simplemente disfrutarlas. Pero lo mejor de todo es que estas excelentes composiciones están a la altura de los mejores músicos de series, películas y videojuegos. Sus piezas musicales son deslumbrantes y épicas, y por eso quiero invitarte a que apreciemos juntos esta maravillosa composición llamada “The Descent”.

  • En la actualidad, gracias a las herramientas tecnológicas que están al alcance de todos, cualquier persona puede crear música memorable con tan solo una computadora. Es el caso de Dysfunction_AL, el alias de Alessio, un joven músico que aprendió por cuenta propia a utilizar software para la creación de música y que ha alcanzado notoriedad en las comunidades online de música electrónica por su destreza en la producción y su capacidad para crear sonidos y atmósferas envolventes. Kalte Ohren (remix) es un tema que sintetiza muchos de los méritos de este productor, una canción hipnótica y con una dualidad particular: funciona tanto para la pista de baile de algún club como para escuchar a solas y dejarse llevar por un techno a la vez emotivo y rítmico.
  • Gymnopédies es una clásica y nostálgica pieza tocada en el piano compuesta por el francés Erik Satie. Un instrumental que se mete en nuestro interior y nos hace reflexionar sobre nuestras elecciones y nuestra vida. Nostálgico, pasional, triste y melancólico son las sensaciones que deja tal pieza. Satie parece conocer los rasgos más humanos, aquellos que nos hacen ver la vida desde perspectivas inusuales. Él, un músico que cuya vida dedicó a crear música de cabaret y humorística, nos da un aplastante jugo de realidad a través de su Gymnopédies. Si necesitas música ambiente para relajarte y adentrarte en tus pensamientos bajar música como esta es lo que debes hacer.

  • Hay bandas que crean himnos. Así, a secas, sin dilación, se muestran como melodías auténticas que se desprenden de toda vestimenta y se vuelven motivo de celebración allí donde logran invadir los parlantes. Son joyas poderosas que sin importar el contexto o el ambiente logran colarse y seducir al oyente: su ritmo es contagioso, se pega a los huesos y los obliga a moverse y a saltar; su sonido es una fiesta sin fin, nos traslada a su propio universo. Al escucharlos somos parte de algo más grande, vivimos, apenas por algunos breves minutos, un éxtasis que va más allá de la expresión y que se convierte en ruido y movimiento, en pasión y locura, en alma y corazón. Sí, hay bandas que crean himnos, The Spin Wires es una de ellas.
  • La música contemporánea se ha vuelto cada vez más difícil de clasificar. Esto, lejos de ser un problema, supone un desafío para el oyente. Se torna una experiencia de escucha más lúdica a la hora de preguntarnos a qué género pertenece un artista. En la diversidad de influencias y sonidos, nacen grandes bandas como Rey Eléctrico. Directo desde Chile, Rey Eléctrico tiene una misión: ponerte a bailar con su mezcla de ritmos latinos, funk y hip-hop. Es un caleidoscopio sonoro cargado de energía y vibras coloridas. Esta banda chilena se formó en el 2017 con el propósito de innovar y reinventar. Intenta dar un soplo de aire fresco a géneros consagrados como el disco y el funk, que la banda logra traer al siglo 21.

  • Hay géneros musicales que, al juntarse, producen combinaciones inolvidables a pesar de sus diferentes orígenes, sonidos e influencias. Este tema del dúo electrónico Vendredi en el que aparece como invitado el rapero underground Paps es prueba irrefutable de que el dance y el hip-hop son géneros complementarios, y de que su conjunción puede producir temas inolvidables capaces de encender la pista de baile. En cierto modo, por su intensión bailable, me recuerda a música Bae Bae, de Rameses B. Ritmo, armonía, estilo y flow. Vendredi nos trae un tema para levantarse del asiento y bailar al ritmo de una producción tan disfrutable como difícil de clasificar, una pieza fresca y divertida para empezar la fiesta y no parar hasta el amanecer.
  • Artificial Music es un proyecto musical que no se adscribe a un género en específico, sino que salta de un género a otro. Es en esta amalgama de influencias donde el proyecto encuentra su identidad sonora. Su propuesta estética, tal como deja ver el título de este tema, se basa en la creación de atmósferas. El resultado es una propuesta de paisajes sonoros de una cualidad muy cinematográfica, ideal para ambientar paseos nocturnos o materiales audiovisuales. Así como The Descent se cataloga como una excelente composición instrumental, este partical proyecto bebe de la misma fuente. Pocas canciones logran trascender lo puramente sonoro para ofrecer toda una paleta de luces, colores y atmósferas. "Atmosphere" de Artificial Music es de estos temas de cualidades sinestésicas, esos que hacen que el oyente perciba los sonidos y se traslade a un mundo de ráfagas de luz y colores brillantes.

  • En un género con una historia tan amplia y vasta como lo es el jazz, queda aún espacio para la innovación, como lo demuestra KieLoKaz. Esta banda alemana, liderada por el guitarrista y compositor Michi Kielkopf, toca un jazz efusivo y cargado de energía, que por sus influencias electrónicas y su coqueteo con géneros como el funk y el soul puede ser catalogado como nu-jazz. Este grupo se autodefine como un proyecto creado para la improvisación. Esta característica se hace notar a lo largo de su discografía, cuyo tema más ambicioso quizás sea “Alte Herren”, un paseo cinemático, nocturno, fresco y divertido por lo nuevo y lo viejo de un género en constante reinvención.
  • El italiano Alessandro Ricci, cuya obra es la síntesis de géneros diversos, le dan una particularidad especial a su sonido. Cinemático e inspiracional, la mezcla entre influencias clásicas y música electrónica que lleva a cabo Ricci se materializa en canciones sublimes. Son perfectas para servir como banda sonora. Con un acercamiento económico en elementos en cuanto a recursos utilizados, Alessandro Ricci es capaz de producir una música de proporciones masivas. Es capaz de despertar emoción y de evocar imágenes nítidas en el oyente. "Africa" es prueba fehaciente de ello.