• En un género con una historia tan amplia y vasta como lo es el jazz, queda aún espacio para la innovación, como lo demuestra KieLoKaz. Esta banda alemana, liderada por el guitarrista y compositor Michi Kielkopf, toca un jazz efusivo y cargado de energía, que por sus influencias electrónicas y su coqueteo con géneros como el funk y el soul puede ser catalogado como nu-jazz. Este grupo se autodefine como un proyecto creado para la improvisación. Esta característica se hace notar a lo largo de su discografía, cuyo tema más ambicioso quizás sea “Alte Herren”, un paseo cinemático, nocturno, fresco y divertido por lo nuevo y lo viejo de un género en constante reinvención.
  • Terror. Misterio. Suspenso. Darren Curtis nos presenta una balada espectral capaz de despertar todas estas emociones. Este músico estadounidense se caracteriza por su increíble ejecución cinemática. Sus composiciones evocan mundos donde lo sobrenatural, lo fantástico, lo ominoso, lo fantasmal y lo melancólico se unen. “Come Out and Play" es una composición perfecta para ambientar alguna adaptación de Edgar Allan Poe o algún relato gótico de brujas, fantasmas o seres sobrenaturales. Sin embargo, Curtis es un músico contemporáneo, con una visión moderna y una capacidad de crear composiciones que se adaptarían perfectamente al cine de horror moderno e incluso a los videojuegos.
  • El italiano Alessandro Ricci, cuya obra es la síntesis de géneros diversos, le dan una particularidad especial a su sonido. Cinemático e inspiracional, la mezcla entre influencias clásicas y música electrónica que lleva a cabo Ricci se materializa en canciones sublimes. Son perfectas para servir como banda sonora. Con un acercamiento económico en elementos en cuanto a recursos utilizados, Alessandro Ricci es capaz de producir una música de proporciones masivas. Es capaz de despertar emoción y de evocar imágenes nítidas en el oyente. "Africa" es prueba fehaciente de ello.
  • Edvard Grieg fue uno de los pioneros del romanticismo musical. Sus composiciones retrataron una visión muy personal de los colores y sonidos que representaban para él la existencia. Escucharlo nos pasea por mundos encantadores, creados para generar imágenes y formas sutilmente recreadas a través de la mezclas de instrumentos y esa capacidad única que tenía para inmortalizar las sensaciones y emociones entre compases, notas y partituras.
  • ¡Oh, Canon! Grandiosa composición de Pachelbel que se apoderó de todos los espacios. Poco apreciada en su época, el único canon que compuso Pachelbel es ahora una de las piezas más reconocidas y amadas de la música clásica. Estas “voces” que se imitan crearon de los sonidos más celestiales, cuyas notas arrancan las emociones más puras de los oídos que tienen el privilegio de escucharlas. Descargar en mp3 esta obra maestra te hará volar cada vez que la pongas en reproducción. Si hay un instrumental clásico al que más se le ha cambiado el tempo, y al que más se le han realizado covers, es sin duda Canon.
  • Si las aventuras pudieran sonar como un instrumental seguro lo harían como Clear Progress, una música que nació y vive para ser la banda sonora de una historia inspiradora. Una mezcla de indie-rock con mucho pop, y con sonidos parecidos a los usados en los audiovisuales que te presentan una nueva idea, un nuevo progreso, o incluso en temáticas infantiles. Una composición pensada para alegrar, para dar esperanza y regar el lado bello de la vida. Scott Holmes, un chico que poco se muestra, es de los músicos que adora compartir sus creaciones con el mundo y esta es una de sus maravillas.
  • Un descubrimiento inesperado: David Mumford es un sorprendente cantautor británico que recuerda al Bob Dylan más folk, o directamente al Johnny Cash clásico. Su canción “Night Without Sleep” es una joya musical que no deberías dejar pasar. Al menos yo no esperaba encontrar semejante calidad en la letra y en una melodía pegadiza aunque algo lúgubre que acompaña perfectamente al clima de la canción. La música gratis que se consigue por Internet sin dudas nos permite darnos lujos así. Y entre tanto talento, David Mumford se destaca por ser un artista con mucho futuro que todos deberían empezar a escuchar. Te invito a que le dediques algunos minutos de tu vida y me acompañes en este excepcional descubrimiento.
  • Todos los días me encuentro con personas que intentan localizar el sonido de la tranquilidad, un ambiente que les estimule la mente y los ayude a reflexionar o tomar decisiones importantes. Cuando me piden una sugerencia, entre mis primeras diez opciones se encuentra One For Bill de Darin Wilson. Este jazz ligero permite a cualquier fluir a través del tiempo y los problemas con una facilidad increíble. Es una pieza sencilla, con un buen tiempo y un ritmo encantador. No es pretensiosa y se contenta con crear —de forma elegante—, un sonido que te llegue al espíritu. ¿Quieres descubrir si esta melodía es para ti? Entonces acompáñame y vivamos juntos el sabor del jazz.
  • Para complacer los gustos de aquellos que no se sienten uno más del montón, presentamos a la banda Wildlight con una pieza única. Desde hace casi dos décadas esta agrupación ha entregado composiciones imposibles de encontrar a la vuelta de la esquina. Cada canción es un mundo en sí mismo, pero, simultáneamente, identificas la impronta de su estilo si los escuchas con frecuencia. Prepárate para vivir una experiencia musical muy inusual. Cuando este conjunto ni siquiera pensaba en hacerse público, ya se podía intuir cuál iba a ser el estilo de los futuros artistas. Dos de sus actuales integrantes, Jordan Alexander y Timothy Kyle, decidieron conformar la primera banda bajo el nombre de Grandma’s Diapers en cuarto grado de la escuela. Ellos afirman que grabaron su primer disco en una máquina casetera de juguete. La autenticidad de sus primeros años, no se perdió en la adultez, sino que se tomó relevancia con sus múltiples producciones que manifestaban una clara influencia rock indie. El single número uno de la banda fue California on mind, con una letra que expone sin tapujos ideas que refutan a la sociedad norteamericana. Así es Wildlight, tal como su nombre lo indica, es salvaje, ruptural, novedoso, versátil, y a la vez armónico en sus composiciones.
  • Una voz estelar, letras inspiradoras y una gran presencia escénica han llevado a Niki J Crawford a cantar en varios festivales importantes. Ha aparecido en programas televisivos de gran audiencia. Asimismo, ha compartdo escenario con músicos de la talla de Carlos Santana, el rapero Snoop Dogg o Macy Gray. Crawford cuenta con una de esas voces especiales, capaces de infundir sensaciones positivas y de alcanzar notas altas de forma tan melódica como conmovedora. Esta cantante estadounidense y su banda se caracterizan por su sonido alegre y su mezcla de funk, soul R&B y rock. El resultado es un cóctel musical de matices diversos, temas con una gran carga emocional que permiten situar a Niki J Crawford en el canon de las grandes voces de la música afroamericana.