• Emmanuel Dalmas es un músico francés que logra mezclar de forma única los ritmos del EDM, el pop y la electrónica en cada canción que produce. Lorelei es la muestra perfecta de su talento y potencial. En ella, no sólo nos ofrece un ritmo bailable y pegajoso con una letra significativa que lleva de la mano a una encantadora voz femenina por el océano, sino que, también, juega con elementos menos convencionales, como la fusión de los instrumentos con sonidos de la naturaleza. Este experimento genera atmósferas y construye un espacio de sosiego absoluto, la base perfecta para la letra de Lorelei, un amor que navega en la soledad del mar.
  • Cadinal Line es una banda de hard rock melódico que ha encontrado su sonido en la música de los años ochenta y que les ha llevado a experimentar y fusionarse con diferentes elementos modernos para crear su propia energía. Como equipo han estado trabajando diferentes propuestas desde el 2012, pero es en el 2018 cuando el grupo, conformado por cuatro integrantes, logró avanzar definitivamente y hacerse con un espacio en las producciones de San Petersburgo, su ciudad natal y en la Rusia que los ha visto crecer para dar el paso definitivo en la consolidación del grupo gracias al ya muy cercano álbum debut con el cual esperan sorprender a la audiencia.
  • Ascenso, caída; sueños y dificultades; lucha y victoria. Esto narra llyaSound, una composición que se impone a la adversidad y relata la historia más profunda de sus oyentes y la transforma en algo más. En su sonido está la capacidad de desplazar las nubes oscuras, dar paso a un cielo despejado, claro, bañado por la luz del sol y que marca la transición de los pesares a la redención. Sus instrumentos toman ese lamento conflictivo, que es propio del ser humano, y lo coloca en segundo plano, de esta forma, va edificando un camino que conduce a una realidad diferente, una en la que podemos sentir el cambio de nuestro alrededor y la posibilidad de enfrentar nuestros problemas con la confianza de sentirnos victoriosos.
  • El blues es un género musical que cuenta con un sonido muy propio e idiosincrásico. Este género fue fundamental como referencia y punto de partida para el jazz. Así, la presencia del piano y la guitarra, los ritmos sincopados y frenéticos que invitan al baile, y las voces potentes y carismáticas son los fundamentos estéticos de ambos géneros. Pero el blues no solo es idiosincrásico en cuanto a su sonido, sino también en cuanto a su contenido lírico. Los cantantes de blues solían recurrir a la jerga y el argot populares en sus temas. Este aspecto resulta fundamental para apreciar en su totalidad “Monkey Man Blues”, una joya infravalorada de la música negra interpretada por Cripple Clarence Lofton.
  • The Riders tiene un sonido particular que se vale, principalmente, de la potencia de su vocalista. Es fresca, potente y resuelta a la hora de volcar su ira en el micrófono y generar un sonido capaz de emular el poder de una avalancha. Escuchar Bring me the lite es la manera perfecta para recuperar toda la fuerza que necesitas y así afrontar los problemas. Gracias a su guitarra rabiosa, a la solidez de su bajo y a la pasión de su batería, esta canción es, sin lugar a dudas, una pastilla que te obligará a sacar tu lado más agresivo solo para drenarlo al unir tu voz a la del vocalista y sacar todos los problemas que te hicieron tener un mal día.
  • La agrupación Songo 21 está dedicada a difundir la música popular que se baila en las reuniones cubanas. Esta necesidad de revivir las raíces de una cultura tan intrincada nació de fuentes de primera mano en la Habana. El material que compone las canciones de este conjunto, están impregnadas de ese ritmo originario del son que caracteriza a esta región. De modo que si te inclinas por este tipo de melodía salsera disfrutarás de esta pieza. Una de las características que distinguen la producción musical de Songo 21 es la predilección por los ritmos puros. En sus álbumes no se encuentra demasiada mezcla con otros tipos de salsa caribeña. Esto se debe a que hay una apuesta por el sentido casi ritualista del folclore cubano más profundo. Precisamente por esta razón, se destacan entre los grupos de salsa comerciales que se emplean para bailar en los salones.
  • Un descubrimiento peculiar para este género. No son muchos los fanáticos de la música folclórica, y es por esto que, se manifiesta la necesidad de abrir un espacio crítico para quienes la siguen. Aquí nos proponemos hacer un análisis de Punteo del son debido a que es una agrupación poco conocida incluso dentro de este género exclusivo. De modo que, si eres adepto a este tipo de música, aquí encontrarás un nuevo ritmo que puedes incluir en tu repertorio. Pero si no es así, igualmente es una oportunidad para adentrarte en una corriente que puede cautivarte. De este conjunto hallarás escasos datos en la web, no se sabe casi nada de él, aunque la música que producen es su mejor carta de recomendación.
  • En esta ocasión, en materia de bajar mp3 y música de calidad, presentaremos una canción del compositor norteamericano Chad Crouch. Nació en Portland, Oregon, bajo la tutela de una familia encabezada por una madre diseñadora y un padre ingeniero. Manifestando los dones artísticos heredados por la vena materna, decide estudiar pintura en la Universidad de Oregon, obteniendo el título en 1995. Después de graduarse, empezó una etapa prolífica en la vida de Crouch, pues realizó varias exhibiciones de distinto nivel. Sus pinturas pronto invadirían espacios como cafeterías, restaurantes informales o lujosos, salones y sitios afines. Simultáneamente, la pasión por la música fue adquiriendo importancia en la producción del artista.
  • Se podría afirmar que este compositor demuestra cierto carácter camaleónico en su historia como creativo musical. Desde sus primeras canciones Dee Yan Key presenta un excelente dominio de varios géneros. Este carácter anti exclusivista lo ha llevado a filtrarse entre diferentes grupos receptores debido a su capacidad para complacer diversos gustos. Si estás iniciándote en el conocimiento de este autor, seguramente hallarás alguna canción que te cautive. Su amplio abanico de posibilidades va desde la música clásica, fondos para meditación, folklore y ambiental, hasta el lounge, jazz o chillout. Incluso ha sido reconocido por la composición de soundtracks para películas independientes.
  • Bajo el término “música electrónica” suelen agruparse una serie de géneros cuyo único componente común es la utilización de sintetizadores y herramientas digitales de creación, manipulación y edición de sonido. Más allá de esta base común, la música electrónica es excepcionalmente diversa. Entre lo bailable y frenético del acid house, por ejemplo, hasta la quietud emocional y reflexiva del ambient, se expande un universo sonoro vasto y complejo. En ese universo podemos encontrar la música de Tours, el alias del productor estadounidense Dylan Sieh, un maestro de los sintetizadores y un forjador de sonidos etéreos, vastos y nostálgicos.