• Hay una imagen antiquísima y sagrada que data del hombre indefenso que suplica de rodillas ante su Dios. Es la oración como búsqueda de consuelo y escape del mundo terrenal. Quizás esta imagen nos remonta a la fragilidad de ser humano; al infortunio golpeando las fibras del hombre, al mundo sacudido por una poderosa turbación. Sin embargo, Johann Sebastian Bach parece haber observado esa imagen y decidido conferirle la melodía de una plegaria respondida. Jesús, alegría de los hombres, es la voz de Dios como respuesta a la persona que eleva su plegaria muda al cielo y recibe la energía y fortaleza necesaria para avanzar.
  • Cuando se piensa en la música religiosa o la música católica es probable que a las personas le venga a la cabeza el Hallelujah de Georg Friedrich Händel incluso sin saberlo. Esta extraordinaria pieza ha sido heredada desde 1741 como canto, alabanza y celebración no solo del nacimiento de El Mesías, sino, como narración de la vida de Jesús de Nazaret. ¿Quieres descubrir de qué se trata? Sígueme y te mostraré el poder de esta encantadora plegaria.
  • Una trompeta irrumpe como clamor, canto y gloria ceremonial. Los violines se unen a su voz y sentencian la marcha de un enlace legítimo ante los ojos de todos los presentes y, por supuesto, ante Dios. Su sonido forma parte del inconsciente colectivo de múltiples sociedades y su melodía nunca pasa inadvertida, pues es sello de unión y matrimonio. Acompáñame a desentrañar la célebre Marcha Nupcial de Felix Mendelssohn y descubramos juntos su encantador hechizo.
  • Permíteme llegar a tus oídos en esta oportunidad a través de este suave y sutil sonido que emula la voz que da vida a todas las cosas. Esta composición nos desarma en un segundo. Su melodía nos toca, una por una, todas las fibras del alma. No podemos detenerla. Frente a ella nos quedamos en silencio, hipnotizados, con los sentimientos floreciendo como las margaritas y los girasoles durante el otoño. Somos simples mortales y esto lo recordamos mientras escuchamos, pues cada nota y canto encierra nuestra humanidad en la gloria de un poema convertido en música. Acompáñame. Date la oportunidad de sentir al máximo la voz del ser humano implorando entre susurros el Ave María.
  • Salve Regina es la muestra más exacta de cómo una oración religiosa puede sacudir nuestra alma y acercarnos no solo a la espiritualidad, sino a un mundo más amable, profundo y armonioso. Esta preciosa melodía, cantada por Éxodo Música Católica, nos muestra el poder de una voz acapella que aparece compacta y decidida a levantarse por encima de todos los males terrenales y acercarnos, al menos por unos breves minutos, hasta un sonido que es plegaria, canto y alabanza al mismo tiempo.
  • Charles François Gounod fue uno de los grandes compositores franceses del siglo XIX. Su papel en el mundo de las óperas y la música sacra y religiosa ha sobrevivido hasta nuestros días en forma de un poderoso legado. Una de sus creaciones más famosas fue el Ave María basado en uno de los preludios de Bach. Esta composición es exquisita y construye ante sus espectadores una melodía que muy difícilmente se saca de la memoria. Hoy, sin embargo, vamos a conocer una versión de guitarra de esta famosa pieza. Te prometo que vas a desear llevarla contigo a todas partes. Acompáñame y maravíllate con ese sonido celestial que despierta las notas de la guitarra.
  • Jan Dismas Zelenka fue un gran compositor checo perteneciente al movimiento del barroco que dedicó gran parte de su carrera a la creación de música religiosa, pero que fue relegado al olvido sin pena ni gloria. Sin embargo, por avatares del destino y la suerte de la providencia, con el tiempo, la posteridad recupero sus obras y diferentes voces y corales le han dado vida con un renovado orgullo y una fuerza extraordinaria. Si tú también quieres descubrir el poder que esconden sus melodías y cómo logra atraparnos y transportarnos hasta el mundo sublime que crea su sonido, entonces acompáñame y conoce un poco más de este compositor.
Ir a Arriba