• Si buscas música para amenizar tus reuniones de amigos, para alegrar tu entorno de trabajo, para relajarte mientras estudias o para ambientar tu video para YouTube, Joystock te trae una propuesta musical idónea para cualquier situación. Con un sonido ligero, fresco, con tintes electrónicos y una vibra veraniega, el sonido de este proyecto está concebido para ser versátil y ameno. Encontrar esa música perfecta para cada situación puede ser una tarea complicada. Joystock es un proyecto colaborativo que funciona como una biblioteca musical ordenada por géneros y estados de ánimo. La música de Joystock está lo suficientemente bien producida para resultar interesante y agradable. Pero, al mismo tiempo, tiene la cualidad de ser discreta y no propiciar distracciones.
  • Midnight Préfou es una agrupación francesa que ha logrado proyectarse desde las listas de reproducción en internet. Su pequeña banda se formó tras un fuerte lazo de amistad que lograron establecer cuatro inteligentes estudiantes: Clélia, Clément, Martin y Arthur. En sus años de juventud, pudieron definir su estilo hasta pulirlo en la adultez. Aunque han pasado algunos años, esta banda continúa teniendo ese encanto juvenil. Si deseas escuchar algo distinto pero agradable y fresco debes darle una oportunidad a Midnight Préfou.
  • Hay canciones que, desde los primeros compases, cambian por completo el ambiente y suscitan una oleada de emociones. “Good Old Times”, de Alex Cohen, es una inyección de energía y vibras veraniegas en forma de himno acústico. Cohen hace de la simpleza una aliada perfecta para transmitir melodías alegres pero que dejan ver cierta nostalgia sutil. Alex Cohen no busca reinventar la fórmula del indie pop ni descubrir nuevos territorios sonoros. Lo que logra es mucho más difícil: crear una canción pop perfecta con recursos mínimos, uno de esos temas memorables que se quedan en tu cabeza por horas y te hacen cantar con una sonrisa.
  • James Curve es el nombre de un productor de música electrónica que destaca por su revisión y reelaboración de temas de otros artistas. La información biográfica sobre este productor es escasa, pero su obra habla por sí misma. Su estética está definida por los tintes electrónicos, el uso de sintetizadores para crear atmósferas potentes y su utilización del glitch y ritmos de percusión digital intricados y complejos. Uno de los aspectos más interesantes de su música es que no sólo revisa temas de otros artistas, sino también otras producciones artísticas como la poesía. “Love in July” es una magnífica adaptación musical del poema "Why I Still Love July”, de Melissa Brewer. Por lo tanto, si buscas un proyecto musical que rompe los parámetros convencionales y apuesta a la integración de distintos formatos, la música de James Curve es para ti.
  • Emmanuel Dalmas es un músico francés que logra mezclar de forma única los ritmos del EDM, el pop y la electrónica en cada canción que produce. Lorelei es la muestra perfecta de su talento y potencial. En ella, no sólo nos ofrece un ritmo bailable y pegajoso con una letra significativa que lleva de la mano a una encantadora voz femenina por el océano, sino que, también, juega con elementos menos convencionales, como la fusión de los instrumentos con sonidos de la naturaleza. Este experimento genera atmósferas y construye un espacio de sosiego absoluto, la base perfecta para la letra de Lorelei, un amor que navega en la soledad del mar.
  • ¡Oh-por-Dios! No tienes idea de lo que estás a punto de escuchar. ¡Te lo prometo! Esto va a revolucionar tu verano y cualquier idea que tengas para disfrutar de él. Con esta increíble pieza de tropical house, Extenz nos presenta una música relajante para bailar que sacará tus mejores pasos al ritmo de un saxofón alegre, perfecto para seducir tus sentidos mientras crea un ambiente imperturbable que transformará tus próximas vacaciones en una verdadera oportunidad para disfrutar y sentirte libre al ritmo de Island, una composición que te dejará en verdad satisfecho.
  • Muy poca música libre de copyright posee la capacidad natural para crear un ambiente melódico tan agradable y adaptativo como lo hace Lion de Sapajaou. Su sonido es profundo y adolorido, como si narrara el origen de una profunda melancolía que intenta convertirse en algo más. ¿En qué exactamente? Eso es algo que solo el oyente puede descifrar. Por eso, al introducirse en los caminos que va creando esta increíble música electrónica, da igual los problemas externos, durante menos de tres minutos lo único trascendental serás tú y el ritmo de esta composición que te llevará a un lugar que nunca antes habías explorado.
  • Pocos títulos describen tan bien la composición que representan como lo logra Our Fantasies, una relajante música electrónica compuesta por Oshóva, un explorador innato de los sonidos más interesantes del tropical y deep house que en esta oportunidad reúne sus mejores melodías e instrumentales para crear una pieza magistral que poco tiene para envidiarle a las grandes producciones discográficas. Por este motivo, le basta tres minutos para llevarnos por los caminos de la introspección, paso a paso, hasta llegar a lo más profundo de nuestras fantasías y hacer que estas emerjan todas a la vez ante nuestros ojos maravillados. ¿Estás dispuesto a conocerla? ¡Entonces sigue la estela que deja su sonido y sumérgete en lo mejor de la música dance!
  • Extenz está enamorado del verano y eso es algo que no teme demostrar. En cada una de sus composiciones nos acerca a ese lugar que para él tiene propiedades alquímicas y nosotros no podemos resistirnos. Por eso, al escuchar su música, algo en nuestro interior se reencuentra con la arena y el mar. Sin quererlo, volvemos a los viejos lugares donde amamos la vida y sentimos que todo a nuestro alrededor se desvanece para dar paso a la tranquilidad y el chillout. Nada puede perturbar este instante y el sonido mágico que desprende la armoniosa melodía que nos regala este compositor ¿Te atreves a disfrutarla tú también? ¡Entonces acompáñame hasta el lugar donde el verano nunca termina!
  • Pocas melodías son tan adictivas como aquella que la música house le dedica al verano. Su sonido parece más la obra orquestada de la naturaleza que la creación de un compositor. De alguna manera, todo parece perfectamente hilado: el océano fluye, el ambiente nos envuelve y esa sensación tan mágica del chillout nos embriaga por completos. En Gravity esto ocurre pero potenciado por diez. Su sonido estimula los sentidos y nos empuja a soñar con sumergirnos en ese verano eterno que todos anhelamos revivir cada año. ¿Qué tal si pudiéramos hacerlo todos los días? Con esta melodía es posible y si me acompañas, tú también podrás descubrirlo.
Ir a Arriba