Descripción

El universo de Internet es tan amplio y vasto como el Universo mismo. Para encontrar canciones decentes en un océano de buenas intenciones, hay que bucear mucho y rezar para que la búsqueda sea fructífera. Y en general lo es. La música comercial e industrializada no es por sí misma buena, es más: actualmente es más fácil encontrar artistas interesantes que ofrecen descargar gratis su música. Pero el caso de Nakarada es diferente: él no es un buen artista, es directamente un genio talentoso.

Ahora bien, cabe preguntar qué es el talento. Muchos piensan que el talento es algo innato, que nacemos con ese toque mágico y lo único que debemos hacer es esperar que la musa toque a nuestra puerta. Nada más alejado de la realidad. El talento por sí solo no existe, y es un nombre que solemos usar para en verdad hablar del esfuerzo, del estudio y del trabajo. ¿Cualquiera puede tan talentoso como Nakarada? No, pero todos podemos intentarlo. A fin de cuentas, el talento no es otra cosa que la fuerza de voluntad. Y puedo asegurar que la voluntad de este artista es muy fuerte.

Alexander Nakarada es un artista noruego que tiene todos los atributos con los que usualmente definimos a alguien talentoso: es precoz, versátil, estudioso, perfeccionista, y en especial generoso. Todas sus obras se pueden descargar gratis ya que se encuentran bajo la licencia Creative Commons.

Nakarada empezó a estudiar música cuando apenas tenía seis años. Apenas un tiempo después, ya sabía tocar a la perfección la guitarra y el piano. En su adolescencia, pudo disponer de un estudio de grabación digital donde grabó y produjo sus primeras piezas musicales, todas originales y por completo instrumentales. Entre su obra pueden encontrarse una gran variedad de géneros: rock, música electrónica, medieval, folclórica, etcétera.

“The Return” se encuentra sin dudas entre sus mejores canciones. La versión que aquí puedes escuchar es en realidad la segunda versión de la pieza, creada tres años después de la primera. Esto prueba la exigencia y el esfuerzo de un artista por perfeccionar su obra. En “The Return” se nota que Nakarada es un artista apasionado. Se trata de una canción épica, espectacular, gigantesca, que empieza con unos arreglos de cuerdas impresionantes, hermosos y complejos, en una métrica rítmica realmente inusual. Toda la complejidad de la obra, que tiene innumerables segmentos, pasa sin embargo desapercibida para el oyente casual. Y esto es una virtud. Cuando la complejidad se nota demasiado, de inmediato empieza a molestar. Aquí, sin embargo, Nakadara se mueve con soltura en medio de ritmos y escalas dificultosas que fluyen con naturalidad.

El ritmo sincopado de “The Return” nos hace movernos al ritmo de una cabalgata, mientras atravesamos un terreno tumultuoso y deslumbrante. En cuanto a los instrumentos de cuerda, son sencillamente bestiales. Capas y capas de sonidos que recuerdan a la mejor música clásica, en especial a la de tono épico. Esto se aprecia todavía mejor cuando la percusión se detiene y deja paso a la belleza de la melodía. Entonces nos parece estar frente una obra digna de un gran compositor clásico. Luego la música vuelve a su ritmo frenético y nos sacude por completo. Su notas bien marcadas sumadas a la variación de los ritmos le otorgan a la pieza una profundidad emocional única. No te las pierdas por nada del mundo.