• José Joaquín Emerico Lobo de Mezquita. Un nombre bastante largo pero no tanto para un hombre reconocido por ser uno de los grandes creadores de la música sacra de Brasil. Organista, compositor y profesor de aquella enorme colonia portuguesa del siglo diecisiete, este gran maestro fue responsable de más de 500 obras y, aunque su vida no ha sido suficientemente documentada, es una de las grandes figuras de su época. Sus composiciones relatan un profundo conocimiento de la música y una erudición dotada de detalles por la que es, sin duda, una preciosa música religiosa que debes escuchar.
  • Jan Dismas Zelenka fue un gran compositor checo perteneciente al movimiento del barroco que dedicó gran parte de su carrera a la creación de música religiosa, pero que fue relegado al olvido sin pena ni gloria. Sin embargo, por avatares del destino y la suerte de la providencia, con el tiempo, la posteridad recupero sus obras y diferentes voces y corales le han dado vida con un renovado orgullo y una fuerza extraordinaria. Si tú también quieres descubrir el poder que esconden sus melodías y cómo logra atraparnos y transportarnos hasta el mundo sublime que crea su sonido, entonces acompáñame y conoce un poco más de este compositor.
  • Volvemos en una nueva oportunidad con José Joaquim Emérico, otro de los grandes compositores brasileños de la época colonial que desde el eco del ayer trae hasta nuestros días la poderosa Hosanna Filio David, una hermosa música católica que se adentra en el corazón y hace que el espíritu se sienta revitalizado. Esta sacra pieza religiosa es una composición prodigiosa que se eleva alto, muy alto, y en el proceso nos pasea por la más dulce melodía coral que vas a tener oportunidad de descubrir esta semana.
Ir a Arriba