• Charles François Gounod fue uno de los grandes compositores franceses del siglo XIX. Su papel en el mundo de las óperas y la música sacra y religiosa ha sobrevivido hasta nuestros días en forma de un poderoso legado. Una de sus creaciones más famosas fue el Ave María basado en uno de los preludios de Bach. Esta composición es exquisita y construye ante sus espectadores una melodía que muy difícilmente se saca de la memoria. Hoy, sin embargo, vamos a conocer una versión de guitarra de esta famosa pieza. Te prometo que vas a desear llevarla contigo a todas partes. Acompáñame y maravíllate con ese sonido celestial que despierta las notas de la guitarra.
  • Manoel Dias de Oliveira, quizás este nombre no te resulte familiar pero es uno de los grandes compositores de la música católica de Brasil. Durante la época colonial —en cuanto a composición clásica y religiosa se refiere—, este gran maestro construyó algunas de las piezas emblemáticas de este país y logró que su canto estuviese presente en las iglesias, elevando el valor y la percepción local de estas obras. En esta canción que te comparto en este día, podrás disfrutar de una alabanza que incluso en la actualidad sirve de melodía para la celebración del Sábado Santo y sus diferentes festividades. ¡Acompáñame y descubre el sonido de una nueva historia!
  • José Joaquín Emerico Lobo de Mezquita. Un nombre bastante largo pero no tanto para un hombre reconocido por ser uno de los grandes creadores de la música sacra de Brasil. Organista, compositor y profesor de aquella enorme colonia portuguesa del siglo diecisiete, este gran maestro fue responsable de más de 500 obras y, aunque su vida no ha sido suficientemente documentada, es una de las grandes figuras de su época. Sus composiciones relatan un profundo conocimiento de la música y una erudición dotada de detalles por la que es, sin duda, una preciosa música religiosa que debes escuchar.
  • Jan Dismas Zelenka fue un gran compositor checo perteneciente al movimiento del barroco que dedicó gran parte de su carrera a la creación de música religiosa, pero que fue relegado al olvido sin pena ni gloria. Sin embargo, por avatares del destino y la suerte de la providencia, con el tiempo, la posteridad recupero sus obras y diferentes voces y corales le han dado vida con un renovado orgullo y una fuerza extraordinaria. Si tú también quieres descubrir el poder que esconden sus melodías y cómo logra atraparnos y transportarnos hasta el mundo sublime que crea su sonido, entonces acompáñame y conoce un poco más de este compositor.
  • Volvemos en una nueva oportunidad con José Joaquim Emérico, otro de los grandes compositores brasileños de la época colonial que desde el eco del ayer trae hasta nuestros días la poderosa Hosanna Filio David, una hermosa música católica que se adentra en el corazón y hace que el espíritu se sienta revitalizado. Esta sacra pieza religiosa es una composición prodigiosa que se eleva alto, muy alto, y en el proceso nos pasea por la más dulce melodía coral que vas a tener oportunidad de descubrir esta semana.
Ir a Arriba