Descripción

Esta tonada comienza con múltiples cruces instrumentales. Pareciera como si se tratase de una competencia de sonidos que se van superponiendo unos con otros. La guitarra y el bajo entran imponiendo cadencias veloces entre las melodías para incitar al baile en pareja. Este ritmo se mantiene uniformemente a lo largo de toda la canción.

Tiene como tema central el gusto hacia la mujer morena. La canción se dedica a la morena Juana María. Es toda una alabanza a la figura de una hermosa mujer joven que capta la atención de los hombres. Se dibuja su descripción a partir de la descripción de una mujer de casa, cuidada, recatada, de buenos valores, que ha enamorado involuntariamente a los hombres.

Esta canción tiene, temáticamente un doble sentido en sus descripciones. Por un lado, intentan hacer la apología de una mujer morena, recatada y cuidada en casa. Por otro lado (y este parece el centro de la canción), se habla sobra las características étnicas de la mujer en un sentido amplio.

El tema del color de la piel (monero) es fundamental en esta pieza. Se menciona que la madre de quien funciona como voz lírica olía la hierbabuena es también morena. Se impone una metáfora muy poderosa que cruza lo femenino y la piel con el origen del continente. Por tal motivo, quien canta es un moreno que aplaude la identificación racial. Se forma un gusto a partir de esto y se comenta cómo esto repercute en la identidad y el amor que tiene el cantautor por sus tierras y su procedencia.

Se cuelan algunos solos de instrumentos entre los que aparecen arpas, bajo, guitarra, entre otros. Su sentido es crear melodías bailables. Propio del jarocho, su naturaleza festiva permite que se convierta la canción es un motivo musical para fiestas. Tiene ritmos rápidos y dinámicos que despiertan los sentidos de quienes escuchan sus melodías.

Para el final de la canción entra una voz femenina que hace un dueto a modo de contrapunteo con una de las voces masculinas. Tienen un diálogo donde se menciona el tema de la despedida, la tristeza y la soledad.

La morena llora con el canto de la sirena. Le recuerda el despido por el mar. El canto para ella es llanto. El dolor femenino en el género del jarocho es un tópico recurrente que se da por la afligida posición de la mujer ante la sociedad. Ella es desplazada, abandonada en casa, olvidada cuando se avecinan las jornadas laborales en el mar.

Tomando en cuenta que el jarocho tiene una procedencia popular, es recurrente que problemáticas homónimas a las que referimos se hagan presentes. Por ejemplo, el abandono de los maridos, la violencia o el silencio.

Descargar música de este tipo de dará una nueva cultura musical latinoamericana. A modo de conclusión, tenemos como presentación una canción bastante dinámica en cuanto a sus ritmos. Se presenta como una apología de los orígenes americanos de las cultural autóctonas. La mujer morena es la representación de este imaginario popular. Es un ser que da vida, que cuida, que emana una belleza natural. El imaginario femenino se impone en este género del jarocho, demarcando un gusto muy particular.