Descripción

Un juego de breves acordes producidos por un cuatro caribeño inicia una pieza que ya desde su inicio se anuncia latina. Su sonido se mueve con una soltura fresca y provocativa que despierta el interés de todos aquellos que la escuchan. No deja espacios para titubeos. Apenas emerge frente a nosotros, casi en forma de mujer con su cabello hondeando al viento, nos toma de la mano y nos saca a bailar. Al compás de sus caderas y de su risueña sonrisa, el mundo desaparece. En este momento solo importa ese murmullo tranquilo que produce la vocalista de Se me ocurre y la banda que ambienta los versos. Desde este punto lo único que deseamos es fluir y gozar con el mundo multicolor que va creando el grupo Tortuga de Mar.

Como es natural, una composición así de pacífica e íntima solo se logra con la comunión de instrumentos, melodías y sabores que se funden hasta crear una unión gloriosa. El ambiente que genera Tortuga de Mar es un paseo a través de culturas, tradiciones y sonidos. Todos ellos confluyen en una misma línea que nos transporta al maravillo ritmo del caribe con sus encantadores sabores y la alegría de armonías que solo nos inducen al baile, el placer y la vida.

En esta pieza el poder radica en la suma de sus intenciones. Por un lado tenemos una base sonora producida por panderetas y un cuatro posiblemente venezolano. Sobre ella encontramos las perfectas y desgarradoras notas de un acordeón que bien podría provenir de Colombia, aunque a veces, cuando se mezcla con la voz de la vocalista, evoca un poco a esa samba romántica de Brasil —o al tango argentino—. Y por supuesto no podemos dejar de lado ese aroma a bolero o a trova cubana que tiene esta canción, no solo por su tono sino, por supuesto, por la voz de su cantante y esa letra anhelante que está recubierta de un aire melancólico y soñador.

Todos estos elementos y culturas generan un sonido precioso del que se enorgullece la canción y lo vende como su principal atractivo. Sin embargo, Se me ocurre no es una canción cualquiera, es un canto al hombre que sueña y busca la felicidad en el horizonte. Habla de las coincidencias y de cuántos perseguimos la misma estrella sin saberlo. Nos relata el camino del que todos somos parte y la historia de los hombres que pasean por esta realidad. Todo ello no es fortuito, esta es una canción que musicaliza el asombroso poema Mi Mar de Esteban Llull, lo cual le confiere una característica aún más valiosa a toda la pieza.

Precisamente, todos estos detalles conforman una letra honesta y poderosa. Ella en ningún momento intenta ser pegadiza ni contundente, eso se lo deja a los instrumentos; los versos se contentan con narrar —al compás del sonido— la esencia del poema y, al mismo tiempo, busca insuflarle una historia a ese ritmo tropical que se nos cuela por el cuerpo y no nos suelta ni por un instante.

Se me ocurre es una canción que se mueve con total libertad, casi besada por la brisa marina y el suave sol de un atardecer. Bajo ese escenario se menea en una danza exquisita en la que convergemos todos sus oyentes y nos hace sentirnos realmente vivos y alegres. Gracias a ella somos conscientes de nuestro propio cuerpo y estamos en sintonía con el ambiente. La atmósfera lo es todo y nosotros somos parte de ella, por esa razón, nos permitimos flotar con su sonido y vivir un momento idílico a las faldas del Mar Caribe y el sonido de sus aguas. No hay problemas ni dolores, no hay temores ni tristezas, por estos breves minutos solo importa esa voz que se cuela por nuestros oídos y nos lleva al corazón del Mar.

¿Te ha gustado esta melodía? si este paseo sonoro a través de un mundo rítmico exquisito y un poema que narra las fibras del alma realmente te ha gustado, por favor, considera descargar gratis esta increíble canción. En pocos segundos la podrás tener en tu reproductor y te ayudará a ambientar tu habitación o te transportará a un lugar mejor.

Si se me ocurre te ha gustado tanto como a nosotros, por favor, déjanos en los comentarios aquello que te transmite y qué es lo que más te ha gustado de esta maravillosa canción.