Descripción

El compositor no tiene predilección por una línea temática-instrumental específica. En su haber existe una gran diversidad de opciones para complacer los gustos populares y también los más exclusivos. El jazz, la música clásica, el paso doble y hasta el folclore se encuentran versionados de una manera poco común. De hecho, la adaptabilidad del músico le ha dado un lugar importante en la creación de soundtracks para películas de diferente temática.

La reinvención de géneros ha superado los límites de la genialidad con un tango titulado “Good Air”. Sin lugar a dudas, la selección de este ritmo latinoamericano resulta muy conveniente para el objetivo de Dee Yan Key. Con esto nos referimos a que es una música generada tras la orquestación múltiples ramas melódicas dominantes en el mundo. Es el híbrido lo que hace del tango un buen material para la búsqueda de nuevas posibilidades.

Son innumerables las influencias que se pueden rastrear en el tango: el flamenco, la milonga, la polka, ritmos africanos e italianos. Al escuchar la pieza de este autor, podemos asimilar ese sincretismo sin necesidad de ser expertos porque lo desglosa de una forma magistral. La canción suena como si hubiesen realzado algunas de las corrientes que se pierden un poco de vista en la versión habitual.

Por ejemplo, el ritmo flamenco está acentuado con el sonido del pandero que retumba en el fondo marcando los tiempos de modo contundente. Es inconfundible ese matiz regio de la música española que recuerda a las reuniones callejeras de canto gitano. Aunado a ello, la percusión tocada en intervalos cortos, a manera de marcha, hace una alusión indirecta al paso doble, también de la Península.

Precisamente, el último género mencionado surgió como consecuencia de las marchas que tocaban en los desfiles militares. La agudeza que se requiere para capturar estos pequeños detalles es una destreza que se cultiva con la experiencia y Dee Yan Key ha demostrado poseerla. Esta cualidad enriquece la pieza puesto que le confiere una identidad que se puede rastrear en el tema.

La tendencia italiana tampoco se ha quedado en el olvido si se escucha con atención “Good Air”. Esta reminiscencia viene dada por el uso del acordeón que brilla en los tonos más altos de la melodía. Dicho instrumento cumple un papel dominante, pero sin ahogar la marcha española que corre por debajo. Su preponderancia se debe a que los otros ritmos que lo acompañan son graves.

Haciendo un repaso de lo dicho, se podría afirmar que estamos ante una joya de la música debido a la deconstrucción de géneros que realiza el autor. A pesar de que es una modalidad no tradicional del tango, se pueden capturar los elementos que la componen. Este trabajo no le resta armonía a la canción, pues se conservan los ritmos que identifican a la pieza. Así se garantiza la coherencia de la propuesta sin dejar a un lado la innovación.