• ¡Oh, Canon! Grandiosa composición de Pachelbel que se apoderó de todos los espacios. Poco apreciada en su época, el único canon que compuso Pachelbel es ahora una de las piezas más reconocidas y amadas de la música clásica. Estas “voces” que se imitan crearon de los sonidos más celestiales, cuyas notas arrancan las emociones más puras de los oídos que tienen el privilegio de escucharlas. Descargar en mp3 esta obra maestra te hará volar cada vez que la pongas en reproducción. Si hay un instrumental clásico al que más se le ha cambiado el tempo, y al que más se le han realizado covers, es sin duda Canon.
  • Johann Sebastian Bach, compositor germano y cantor tiene todas las credenciales para enseñar la mejor síntesis de ese término tan genérico que llaman clásico. Bach fue apenas uno de los músicos más importantes de su familia. Sus antepasados armaron una tradición mayor a 35 profesionales reconocidos en la historia musical. Su amplia obra ha sido catalogada como la que ha logrado hacer los arreglos más resaltantes de corriente barroca. Es ampliamente popular debido a las famosas fugas de Bach, un procedimiento de increíble complejidad que aparece en una gran parte de su producción. Sin embargo, en esta ocasión nos vamos a ocupar de revisar otra de sus composiciones conocidas que pertenecen a los conciertos de Brandemburgo.
  • ¡Qué épico! “Así habló Zaratustra” es una de las composiciones de música clásica más impresionantes y populares del mundo. Una pieza llena de fuerza, de majestuosidad, una obra de arte legendaria. A Richard Strauss, el alemán que la creó, seguro jamás le pasó por la cabeza que la primera fanfarria se convertiría en una de las más usadas en el cine, principalmente en la película de 1968 “Una Odisea en el Espacio” del director Stanley Kubrick. No solo eso, sino que muchísimos creadores para mostrar algo impresionante o magnánimo sienten la obligación de usarla ¿Lo mejor?
  • Kevin MacLeod ha creado una obra dramática y épica que nos convierte en protagonistas. Con tan solo escuchar los primeros segundos de ella nos sentimos parte de un lugar poderoso e imponente que nos recibe envuelto entre tinieblas. Sin embargo, casi de inmediato, un coro de voces va relatando, entre versos y armonías, una historia cambiante, que suplanta la oscuridad del recinto por imágenes de días pasados; días que, de una u otra forma, sentimos muy familiares y que estamos a punto de revivir. ¡Acompáñame a descubrirlos!
  • Tomás Luis de Victoria es una de esas voces que se adelantan a su época. Este sacerdote católico, maestro polifonista durante el Renacimiento español y principal innovador de lo que más tarde sería conocido como Barroco, compuso una extensa obra que conmueve y desarma al oyente. Valiéndose de los matices y variaciones que consiguen diferentes voces en una misma unión, creó un canto armonioso y profundo que nos lleva a un lugar sacro y maravilloso que no entiende de tiempo ni historia, pues solo relata la belleza de las emociones y el espíritu. ¿Quieres conocerlo? ¡Ven conmigo y descubre un sonido diferente!
  • Josef Rheinberger fue un organista y famoso compositor de música religiosa. Nacido en Baviera, desde muy temprana edad creó las grandes melodías que definirían su carrera como uno de los célebres maestros de la música sacra. Sus creaciones han logrado trascender el tiempo e incluso en nuestros días son reconocidas con mucha facilidad. Gracias al sonido de sus cánticos y esas melodías suaves que logró engranar alrededor de voces hermosas y delicadas, sus obras logran llenar de fuerza el corazón y transporta al oyente hasta un lugar en el que se respira fe, humildad, belleza y alabanza.
  • descargar-musica-gratis-a-heart-that-knows
    Un corazón que sabe que su Jesús vive
    de Johann Sebastian Bach
    Clásica, Cristiana, Instrumental
    El órgano es un instrumento que marca el inicio y el final de muchos grandes maestros de la música clásicay cristiana. Sin embargo, muy pocos han mezclado sus suaves notas con la potencia de una trompeta como lo hizo Sebastian Bach. Esta melodía es un dúo perfecto que se clava en la mente y en el corazón. Su sonido levanta el espíritu y podemos sentir ese canto, casi abalanza, que transmite de forma conjunta en nombre del Señor. Si tú también deseas encontrar refugio en este sonido revelador, sígueme y te presentaré una pieza increíble.
  • Manoel Dias de Oliveira, quizás este nombre no te resulte familiar pero es uno de los grandes compositores de la música católica de Brasil. Durante la época colonial —en cuanto a composición clásica y religiosa se refiere—, este gran maestro construyó algunas de las piezas emblemáticas de este país y logró que su canto estuviese presente en las iglesias, elevando el valor y la percepción local de estas obras. En esta canción que te comparto en este día, podrás disfrutar de una alabanza que incluso en la actualidad sirve de melodía para la celebración del Sábado Santo y sus diferentes festividades. ¡Acompáñame y descubre el sonido de una nueva historia!
  • José Joaquín Emerico Lobo de Mezquita. Un nombre bastante largo pero no tanto para un hombre reconocido por ser uno de los grandes creadores de la música sacra de Brasil. Organista, compositor y profesor de aquella enorme colonia portuguesa del siglo diecisiete, este gran maestro fue responsable de más de 500 obras y, aunque su vida no ha sido suficientemente documentada, es una de las grandes figuras de su época. Sus composiciones relatan un profundo conocimiento de la música y una erudición dotada de detalles por la que es, sin duda, una preciosa música religiosa que debes escuchar.
  • Volvemos en una nueva oportunidad con José Joaquim Emérico, otro de los grandes compositores brasileños de la época colonial que desde el eco del ayer trae hasta nuestros días la poderosa Hosanna Filio David, una hermosa música católica que se adentra en el corazón y hace que el espíritu se sienta revitalizado. Esta sacra pieza religiosa es una composición prodigiosa que se eleva alto, muy alto, y en el proceso nos pasea por la más dulce melodía coral que vas a tener oportunidad de descubrir esta semana.
Ir a Arriba