Descripción

Una calle húmeda por la lluvia de otoño es transitada por cientos de transeúntes todos pensando en qué será de sus vidas, esta es la primera imagen que te viene con este instrumental. Gymnopédies N°1 (1888), del compositor y pianista Erik Satie, deja una marca nuestros corazones con cada nota. Las calles lluviosas, el escenario perfecto de la melancolía, parece una imagen recurrente mientras esta pieza se va desarrollando. Sin mencionar lo íntima que se escucha, tanto que se siente como si leyera nuestros más íntimos pensamientos y sensaciones. Muchos de los que llegan a deleitarse con la Gymnopédies de Satie la asocian con cosas como las crisis existenciales, la tristeza, la depresión, básicamente este compositor francés logra reflejar las emociones más profundas, aquellas que nos definen como humanos. Se hace el soundtrack de nuestros días cuando son pesados y misteriosos, cuando buscamos salir del hoyo en el que, por cualquier razón, estamos metidos.

Oír Gymnopédies nos hace sentir livianos incluso cuando llevamos un gran peso sobre nuestros hombros. La atmosfera nostálgica de la pieza parece envolvernos de diferentes formas, formas donde sigue predominando el piano de Satie, aquel piano capaz de desnudar nuestra alma. Logra jugar con nuestro corazón, decirnos que estamos atrapados en la desolación, y sin embargo hay destellos de “aún respiras y mientras respires, puedes ver al sol ponerse sobre el horizonte”. Una pieza delicada, desgarradora y que le puede sacar lágrimas a cualquiera. Comparar la profundidad de sensaciones que da esta composición con el minimalismo que usa es impresionante, no por nada Satie es considerador el precursor del minimalismo y del impresionismo musical. Muchos creerán que este compositor tenía piezas dulces y calmadas como esta, pero lo cierto es que durante un largo periodo de su vida creaba música de Cabaret y pequeñas piezas humorísticas.

Cuando sientas que necesitas un descanso, que debes tomar decisiones importantes en tu vida, decisiones que ameritan reflexión, puedes tomar tu reproductor y colocar la Gymnopédies N°1. Verás cómo en cuestión de segundos  tu mente empieza a hilar todas las ideas y posibilidades que tienes en tus manos. Ten cuidado porque si te sumerges en la melodiosa e impecable forma que tiene Satie de tocar el piano, quizá te encuentres en los brazo de Morfeo sin siquiera darte cuenta. Lo cierto es que esta pieza de dominio público ayuda a la relajación, incluso en los momentos de mayor apremio. Al descargar gratis esta música clásica instrumental tendrás una fuente inagotable de sensaciones insuperables, será como recibir el viento en tu rostro mientras recorres las hermosas calles del París en los últimos años del 1800. Un instrumental que calzaría perfecto en los soundtracks de las películas de Woody Allen.

La música que creaba Satie tuvo gran influencia del compositor Debussy, de hecho, si comparamos esta pieza con la Claire De Lune de Debussy encontraremos que nuestras emociones se mueven por un entramado similar: nostalgia, melancolía, e infinita belleza, un recuerdo que se esfuma con cada tecla del piano. Ambos son artistas con un talento inmedible, con dedos mágicos, una imaginación como pocos y una sensibilidad grandiosa. La Gymnopédies de Satie es utilizada en discos, películas e incluso videojuegos. Muchísimos artistas las han usado en su estado clásico o la alteran para adaptarlas a su ritmo y estilo musical. El primer Gymnopédies está tocado “lento y doloroso”, algo que para efectos prácticos lo transmite perfectamente. Esta composición que puedes descargar en mp3 fue parte de: un capítulo de la serie de Star Trek (1988), en el videojuego Persona 2 (1999), en la canción de Janet Jackson “Someone to call my lover, en la canción “Carmen” de Lana del Rey y muchos más.