Descripción

Una batería trepidante abre «Repentance”, un tema enérgico, cargado de algarabía instrumental y de un mensaje lírico positivo y estimulante. La percusión genera adrenalina, nos anuncia una pieza veloz, con mucho ímpetu y garra. Al aparecer la guitarra eléctrica, se reafirma este carácter del tema, a la vez que adquiere una dimensión melódica que resulta de inmediato alegre y agradable.

“Repentance” es el equivalente auditivo a una inyección de endorfinas. Por su ritmo y melodía, resulta casi imposible no sentirse bien al escucharla. Esa es, precisamente, una de las razones que motivó al grupo a escribir música: la necesidad de equilibrar el déficit de bondad que hay en el mundo actualmente.

Musicalmente, el tema destaca por su sencillez. Con apenas cuatro acordes, la guitarra eléctrica resulta lo más destacado del tejido sonoro de la canción. Se trata de acordes mayores, tocados en los versos con la técnica de palm muting, que consiste en un apagado de cuerdas con la mano que sostiene la púa, generando un sonido rápido y grueso. En los coros, los power chords suenan en todo su esplendor, seguidos de las notas de un bajo igual de potente.

Un aspecto interesante de la banda es que sus tres integrantes contribuyen en la parte vocal. Si bien casi toda la letra es cantada por el también guitarrista Alex Khomchik, cuya voz recuerda mucho a la de Billie Joe Armstrong de Green Day, los otros dos miembros del grupo hacen los coros, generando un interesante intercambio melódico y un efecto de harmonización vocal muy típico en el género, pero muy placentero al oído.

A pesar de las guitarras distorsionadas y el ímpetu con el que los tres integrantes ejecutan sus instrumentos, el tema no descuida su propósito de generar bienestar a través de un sonido agradable. El solo de guitarra que aparece después de los coros resulta edificante, produce ganas de saltar y genera esa adrenalina que hace de este género tan popular entre los skaters y personas que practican deportes extremos.

Si buscas descargar música mp3 gratis practicar un deporte, salir a correr o a entrenar, o simplemente disfrutar de buena música, «Repentance” te dará ese impulso necesario. Es una canción que, además, tiene un mensaje optimista, que invita en su letra a sacudirse los problemas, dejar de lado la tristeza y recordarte a ti mismo tu valor.

“Repentance” no es una canción novedosa musicalmente hablando. No busca resultar innovadora ni cambiar las reglas de la música pop-punk. Más bien es un homenaje fiel a todo lo que caracteriza a este sonido, pero con la particularidad de que sus líricas invitan a esa reflexión personal, a salir de la oscuridad para apreciar el mundo, a esparcir bondad y a alejarse de la miseria que nos acecha.

Sin duda, Carrying Goodness nos regala, una colección de melodías pegajosas y vigorizantes perfectas para iluminar los días lluviosos con el sonido de sus riffs de guitarra clásicos, pero siempre efectivos.