Descripción

La efusividad, la potencia y el carisma con los que la voz de Niki J Crawford brilla en «Countosh» dejan ver los orígenes de su formación artística. A la edad de seis años, Crawford comenzó a cantar en el coro de la iglesia de su localidad, en Springhill, Louisiana. Esa resonancia espiritual heredada del gospel se hace notar en el apartado vocal de «Countosh». Pero estas raíces gospel son solo uno de los ingredientes de un espectro musical bastante amplio. Permiten que el canto y su banda hagan homenaje a una herencia musical vasta y muy rica de ritmos y sonidos. Se encuentra el homenaje no a través de la copia, sino a través de la mezcla y el sincretismo.

Un juego melódico de guitarras abre el tema. Por un lado, una guitarra limpia toca un sencillo pero cautivador solo de jazz, mientras que otra guitarra se suma a una especie de contrapunteo de tonalidades con un estilo funk logrado a través del uso del wah-wah. La sección rítmica es reminiscente del soul clásico, con un bajo que apuesta por llevar el ritmo sin descuidar la melodía. Asimismo, lo acompaña una batería que marca un tempo moderado, sin prisas.

Cada instrumento aporta sonidos interesantes y despide estilo, y así tiene que ser. Ya que, una vez que Crawford empieza a cantar, es difícil prestarle atención a otra cosa. Su voz es suave, melodiosa y alegre, y sus técnicas vocales aportan una vibra única al tema. La cantante sabe cuándo debe ser moderada y cuando emplear un vibrato sutil, cuando ejecutar una inflexión vocal y cuando dejar de lado las sutilezas para alcanzar notas altas.

Con todos estos elementos, la canción resulta vigorizante desde los primeros segundos. Cada instrumento por separado resulta interesante de seguir, e integrados en la composición producen una armonía fantástica que te hará despegarte de tu asiento. Los teclados agregan un colorido y una tibieza especial al tema. Justo cuando pensamos que ya todos los elementos instrumentales han sido presentados, aparecen instrumentos de viento para cerrar el primer coro en un estilo muy latino, cercano a la salsa y al merengue.

A pesar de las influencias ya clásicas, «Countosh» es un tema inobjetablemente contemporáneo. Su producción es nítida, permite apreciar cada instrumento en su total esplendor. El sonido es urbano y la composición es lo suficientemente memorable como para convertir a este tema en un éxito comercial. Si bien la parte vocal es la que aparece en el centro de los focos, los instrumentos por sí solos tienen un valor inmenso. De hecho, los pasajes instrumentales son idóneos si buscas descargar música gratis con la que puedas ambientar tus videos o tus proyectos escolares, pues su sonido es agradable y placentero.

Son temas como “Countosh” y cantantes como Niki J Crawford las razones por las que estilos musicales de tan larga data e historia permanezcan vivos y aún capaces de sorprender y conmovernos. Una canción actual, pero con una consciencia del pasado y una aspiración hacia el futuro.