• Hay sonidos que rompen todas nuestras barreras. Más que melodías, son composiciones de un profundo valor simbólico y relajante. Sus cargas emotivas nos pasean a través del mundo de nuestra imaginación y nos recuerdan que no somos más que un cúmulo de sentimientos y emociones. Esta sonata conocida como Pathétique forma parte de las principales obras del gran Beethoven y su sonido es sencillamente conmovedor.
  • A lo largo de su vida Mozart compuso grandes obras de la música clásica, pero este concierto para piano es una de sus joyas estelares. Su sonido es cálido y frágil; tiene la capacidad de desarmarnos y convertirnos en niños que corren por las montañas mientras la vida fluye con la brisa y el tiempo nace y muere sin orden ni importancia. ¿Quieres conocerla? Sigue el sonido de la primavera y descubre su magia.
  • Cuando pensamos en la tristeza es muy difícil definirla. Las imágenes de un corazón roto, una patria condenada al olvido, una despedida entre lágrimas, un recuerdo del pasado o cientos de imágenes adicionales aparecen como una conexión directa a esa emoción que nos desgarra por dentro. La tristeza tiene mil nombres, mil formas y cada una de ellas es capaz de hacernos sucumbir ante su abismo. Cada una es diferente, variada, atemporal… y sin embargo, el breve sonido de Chopin es capaz de despertarlas todas en un segundo y traerlas a nuestro presente a través de su obra Tristesse, el auténtico sonido de la tristeza, la nostalgia y la melancolía.
  • Las palabras nunca alcanzan cuando el sonido de la vida desborda nuestra imaginación. ¡Y vaya que esta canción desborda todas las capacidades! Antonio Vivaldi compone para construir olores, texturas y formas; para transportar a su oyente a un mundo que le es ajeno pero que puede reconocer al instante. Si decides vivir la experiencia que ofrece su composición, descubrirás la magia de la transición, el sonido potente de las estaciones y su avance, e, incluso, sabrás a qué suena la primavera. Este primer movimiento de su obra es una experiencia de inicio a fin. No hay nada que no abarque ni describa. Descubre su magia y siente cómo desaparece, poco a poco, el frío del invierno y llega el resplandor de la primavera.
  • Unas notas de piano invaden nuestros oídos. Aparecen ante nosotros como desconocidas, en algunos casos; pero de alguna forma nos suenan familiares, como si hubiesen estado presentes en nuestras vidas. No acertamos a adivinar su origen ni de qué nos pueden resultar conocidas, pero al tratarse de Bach la respuesta parece obvia, su sonido está presente incluso en nuestros días.
  • En esta ocasión debemos transportarnos al mundo fantástico de las Hadas y la magia, de los sutiles movimientos del ballet y su grácil capacidad para envolvernos en el escenario. Por supuesto, hablamos del Lago de los Cisnes, una de las obras emblemáticas de la música clásica que ha trascendido, quizás, como muy pocas en la historia y cuyo sonido aparece al menos una vez al año en las principales urbes del mundo. ¿Quieres conocerla? Acompáñame por el majestuoso mundo creado por Tchaikovsky y descubramos juntos el esplendor de esta pieza.
  • Hoy vamos a conocer una de las obras más importantes de la música clásica de todos los tiempos. Representa, quizás, una de las etapas más grandiosas del fiel servidor de la música, el maestro Beethoven. Su composición está besada por una furiosa creatividad que dota a su obra de un impulso desbordante y un tono épico que nos transporta a la antigua Europa de las guerras napoleónicas y a un mundo cambiante que emerge ante nosotros con el poder de los instrumentos. ¿Quieres conocerlo? ¡Entonces acompáñame en esta aventura!
  • Hay una imagen antiquísima y sagrada que data del hombre indefenso que suplica de rodillas ante su Dios. Es la oración como búsqueda de consuelo y escape del mundo terrenal. Quizás esta imagen nos remonta a la fragilidad de ser humano; al infortunio golpeando las fibras del hombre, al mundo sacudido por una poderosa turbación. Sin embargo, Johann Sebastian Bach parece haber observado esa imagen y decidido conferirle la melodía de una plegaria respondida. Jesús, alegría de los hombres, es la voz de Dios como respuesta a la persona que eleva su plegaria muda al cielo y recibe la energía y fortaleza necesaria para avanzar.
  • Sin temor a equivocarnos podemos afirmar que “Para Elisa” es una de las piezas más conocidas de Beethoven. Esto no solo se debe a su belleza compositiva sino a que ha generado cierta polémica. El nombre femenino que figura en su título ha dado mucho de qué hablar. Son diversas las opiniones acerca de a quién dedicó el músico este tema. Unos dicen que estuvo inspirado en una pequeña aprendiz llamada Therese, que, por un error de transcripción, terminó siendo Elise. Sin importar su procedencia, es una de las obras más tiernas de la música.
  • Cuando se piensa en la música religiosa o la música católica es probable que a las personas le venga a la cabeza el Hallelujah de Georg Friedrich Händel incluso sin saberlo. Esta extraordinaria pieza ha sido heredada desde 1741 como canto, alabanza y celebración no solo del nacimiento de El Mesías, sino, como narración de la vida de Jesús de Nazaret. ¿Quieres descubrir de qué se trata? Sígueme y te mostraré el poder de esta encantadora plegaria.
Ir a Arriba