Descripción

La canción abre con una melodía de sintetizador difícil de definir, arpegios electrónicos de tintes alienígenas que sientan las bases y el temperamento del resto de la pieza. A continuación, aparece la percusión, una batería modulada de gran potencia que va marcando un ritmo cercano a los latidos de un corazón. Música Shipping Lanes de Chad Chouch es una pieza me parece atinara para comparar una canción con la otra.

Estos elementos son solo la superficie de un entramado musical complejo. Aquí, múltiples elementos van surgiendo para hacer crecer la pieza compás tras compás: líneas de bajo y sintetizador futuristas, golpes metálicos. Así, crean tensión y expectativa. Sucesivamente, las melodías de teclado le dan a la canción un aire fantasmagórico son algunos de los elementos de una pieza auditiva equivalente a una película de ciencia-ficción.

El propósito más común del techno es servir como música bailable, música que suena acompasada a las luces parpadeantes de los clubes nocturnos. Por esta razón, es una música intencionalmente repetitiva, que funciona en bucles que se reiteran una y otra vez.

Dysfunction_AL entiende estos preceptos, pero da un paso más allá en “Kalte Ohren (remix)”, donde las repeticiones se dan, pero solo en apariencia. En cada nueva fase del tema, aparece algún detalle nuevo, algún elemento sonoro que enriquece cada nueva reproducción de la pieza ideal si buscas descargar música para bailar o para perderte en tus pensamientos.

Es por esto que la canción funciona en dos niveles. Si se escucha de forma pasiva, sin prestar demasiada atención, sus beats despiertan automáticamente la necesidad y las ganas de mover el cuerpo al compás de las secuencias de percusión. Por otro lado, si se le escucha de forma más atenta, descubrimos que, más allá del ritmo contagioso, hay sustancia, sentimientos y un estado de ánimo cercano a la melancolía.

La mayor evidencia de que se trata de un tema con una carga sentimental se da en la voz femenina que el productor samplea. Esta voz repite a lo largo del tema la expresión “come inside”, una expresión de anhelo y de deseo que aparece como un susurro delicado y sensual en medio de la intensidad electrónica.

Dysfunction_AL logra crear un tema con una estructura narrativa: el primer minuto sienta las bases, va presentando uno a uno los elementos y define la atmósfera. Luego, con la aparición de la voz femenina, se nos presenta el nudo, la tensión in crescendo que alcanza su clímax en el momento en el que el beat se detiene. Los sintetizadores tocan acordes épicos y la voz ya no susurra, sino que expresa con claridad «come inside».

El final del tema es una vuelta al principio, a los elementos básicos, a un sonido más simple, más delicado y más emocional. Los arpegios van perdiendo en volumen e intensidad hasta descomponerse en un último “come inside” que marca el cierre, un final sin resolución.

“Kalte Ohren (remix)” es un caleidoscopio sonoro, una experiencia nocturna y futurista con un ritmo capaz de absorber y envolver a cualquier oyente.