Descripción

Hoy te quiero presentar un descubrimiento inesperado, un instrumental que está más allá de las palabras, casi más allá del bien y del mal. Es una pieza auténtica: juega con las fibras de la naturaleza y transporta a su oyente al lugar más pacífico y armonioso que se pueda imaginar. Si estás interesado en descargar música relajante, esta canción superará tus expectativas. Gracias a la amalgama de instrumentos y voces que convergen en esta obra, su sonido tiene características asombrosas que llevan al oyente a conectarse consigo mismo, con la raíz de su propia energía, con el susurro de su propia voz.

Indomable. Esta es la perfecta definición del sonido que Esther García ha creado. Es una pieza que se narra a sí misma, que cuando parece sosegarse, renace con más ímpetu, como si cada paso hacia atrás la llevara dos hacia adelante. Nunca cede, siempre se encuentra en movimiento, en una danza pausada que conecta de inmediato con algo muy íntimo en nosotros mismos. Este instrumental es sublime, crea su propia gloria conforme suma instrumentos a su composición y genera una atmósfera propia, cargada de vida y de una energía contagiosa que se pega al cuerpo y no lo suelta ni por un instante.

Si prestamos atención, descubriremos el inicio solemne de los instrumentos de cuerda y una voz masculina que se eleva desde el fondo de la tierra, como si saliera de un estado de meditación. Esta voz no acompaña a los instrumentos, sino que ellos son la consecuencia de su despertar; no es fortuita esa escala armónica que emite, sino que proviene de adentro, desde sus entrañas, y conforme habla, grita y canta, la mezcla de sonidos empieza a resplandecer hasta emanar vida, cada vez con más fuerza, con más potencia. Todo tiene sentido en este instrumental, no hay margen de error, cada silencio y melodía, cada armonía y golpe está pensada para hipnotizar al oyente.

Tiene sentido que esto sea así pues este instrumental abre el álbum más reciente de Esther García, un álbum bastante recomendable y que está repleto de aires de libertad, esperanza, cambio y energía. Es de esas piezas que puedes dejar sonando mientras trabajas o que puedes utilizar de estímulo para atraer a la inspiración. También se puede utilizar para meditar mientras caminas por tu cuarto, bailando libremente con la brisa o al mirar el avance de las nubes hacia un nuevo destino por tu ventana. Decidas lo que decidas, esta melodía tiene una utilidad avasallante e incontrolable.

Y es que Indomitable congrega una épica que no se sabe de dónde viene, ni cómo lo logra, simplemente es ella misma. Tiene carácter y personalidad; no imita, ni trata de ser algo más de lo que ya es. Esta es, quizás, la razón por la cual es tan pura, tan fiel a sus sonidos, tan única a la hora de contar ese relato mágico que nos hechiza y el cual está repleto de ritmos tribales y amazónicos mezclados con coros e instrumentos de orquesta.

La música que produce se mantiene in crescendo cada segundo, anima con su avance, construye un mundo en el que todo es posible y solo encierra una definición, un concepto que intenta compartir con cualquiera que le escuche, un mensaje poderoso que desea transmitir y recién escuchamos a través del eco de su melodía. Indomitable está compuesta con el único propósito de gritarle a su oyente: ¡vive! Vive ahora, vive siendo libre, siendo tú mismo, sin temores ni ataduras.Confía en ti, cree en ti, haz que las cosas cambien. La vida es maravillosa, solo vívela.