• Un país que degusta de una rebosante pasión por sus colores locales es México. Entre el orgullo patrio, el rescate de las tradiciones locales y la particularidad de su cultura, la música ha sabido emular esta actitud. Es por ello que Ramita de Cedro, un grupo de Veracruz, nos introduce con melodías del jarocho tradicional a las composiciones de su grupo. Tienen un sello independiente y son conocidos en el ámbito local por la independencia de sus tonadas. Guardan una gran relación con el género del sonero y el son tradicional. El estilo de su música es al modo de fiesta de farandango, pensada para ser tocada en fiestas locales y con idea de que sea bailada.