Descripción

Los compases iniciales del tema destilan refinamiento y elegancia. El saxofón toma las riendas y asume el protagonismo tocando una melodía repleta de personalidad. Súbitamente hace su aparición un piano delicado que armoniza a la perfección con el saxofón. Para completar el cuadro sonoro, minimal_art hace uso de una línea de bajo y de percusiones tribales bastante únicas que le dan a la pieza un carisma peculiar y una personalidad rítmica distintiva.

Lo que sorprende del tema es que toda la instrumentación es digital. A través del uso de sintetizadores, el músico logra emular perfectamente los instrumentos en una composición magnífica, suave y cargada de estilo. Con muy pocos elementos y recursos, minimal_art produce un downtempo sutil, con una vibra refinada. Una opción ideal si buscas descargar música relajante.

El saxofón es, al principio, el gran protagonista. Su tono es reconfortante a pesar de que toca melodías intricadas y complejas. Sin embargo, la melodía nunca pierde su lirismo, todos los instrumentos están en perfecta sincronicidad y el tema se mantiene alejado en todo momento de cualquier tipo de estridencia. Todo el entramado musical resulta placentero, como un paseo en limusina por alguna metrópolis cosmopolita en medio de la noche.

Tras esta introducción instrumental de casi un minuto, aparece la voz esplendorosa de Magda Szukics. Se trata de una voz suave, aterciopelada, muy al estilo bossa nova, que se encuentra en su hábitat perfecto en medio de la instrumentación de jazz. Al igual que en el aspecto instrumental, no hay en la voz ninguna afectación exagerada, ninguna intención de dar rienda suelta a lo pasional. El tono se mantiene sereno, contemplativo, en concordancia con el ambiente de salón refinado.

En el apartado lírico, la letra se pasea por tópicos del desamor. El hablante lírico se dirige a un amante cuyos sentimientos negativos han propiciado una separación. El tono, sin embargo, no es de reclamo a pesar de que hay una frustración evidente en la letra. Más bien, la cantante parece distanciarse de esos sentimientos negativos y aceptar con resignación que no puede hacer nada para cambiar a esa persona amada.

Este acercamiento lírico al tema es novedoso.  En la tradición del jazz, que se remonta al blues, es muy común que el sujeto lírico cante de un modo más afectado letras más dramáticas. En este tema, en cambio, predomina la idea de que intentar cambiar a la persona amada es algo que le corresponde a la propia persona. Al final, la cantante pide ayuda para entender al amante y su personalidad conflictiva, pero reconoce que la brecha entre ellos es ya demasiado grande.

Resulta fascinante pensar en que un tema que fue creado con tan pocos elementos sea capaz de evocar con nitidez a un cuarteto de jazz tocando en algún prestigioso club nocturno. La visión y ejecución musical de minimal_art es fantástica en la medida de que el tema mantiene una coherencia entre música y letra: la calma, la elegancia, la serenidad, la contemplación y lo agradable son imperativos que no se ven traicionados en ninguno de los aspectos.